Para entrar en la zona de asociados por favor identifíquese con su nombre de usuario y clave de acceso. Gracias.

ANDECE: Zona de Asociados

Acceso
Contacto

Arquetas

Constitución similar a los pozos de registro pero de uso más general, ya que se utilizan en quiebros, intersecciones, acometidas, o como punto de acceso a cualquier tipo de instalación soterrada (eléctricas, telecomunicaciones, puntos accesibles de redes de suministro de agua, etc.)

Son piezas de hormigón normalmente cúbicas con dimensiones que van de 300 a 1.500 mm de lado, pudiendo estar o no cerradas inferiormente en la base. Las piezas de base suelen llevar pre-taladros para facilitar la ejecución de acometidas. Disponen de piezas de recrecido con una altura igual a la mitad de la dimensión de la pieza de base, y que sirven para modular distintas alturas. Se rematan con tapa en coronación, bien de hormigón armado o de fundición. Las aplicaciones son muy variadas, desde hacer visitable la conexión de varios tubos, como la de servir para alojar instrumentos de medida. 

Pozos

Son componentes que permiten el acceso a la red con fines de inspección, limpieza o explotación. También se utilizan para solucionar quiebros, acometidas, resaltos, etc. Normalmente tienen sección circular y están fabricados con hormigón armado, de dimensiones que van desde 800 hasta 1.200 mm y se componen de distintas piezas, cada una con un cometido específico: 

 

Los pozos de registro se componen a su vez de varios elementos:

 

  • Elementos de base: son las que reciben las canalizaciones entrantes y salientes. Suelen ser circulares interiormente, pero exteriormente pueden ser circulares o con paredes planas. Para facilitar la continuidad del régimen hidráulico pueden llevar cunas o medias cañas adaptadas a las secciones de los tubos incidentes; 
  • Anillos de recrecido: son los elementos que constituyen el fuste del pozo. Se fabrican habitualmente de 1 m de altura teniendo piezas de 0,33 ó 0,5 m para permitir resolver la modulación de distintas  instalaciones. Suelen llevar pates para acceso, incorporados en la fabricación;
  • Piezas de reducción: son elementos que reducen el diámetro de paso entre dos piezas del pozo. Deben diseñarse para que mantengan la separación entre pates;
  • Losas de remate: son los elementos que coronan el pozo al tiempo que reduce el diámetro interior a la dimensión de los elementos de cierre. Los conos se fabrican en alturas comprendidas entre 0,5 y 1 m y pueden ser simétricos o asimétricos. Los conos asimétricos mantienen la verticalidad de la pared donde van instalados los pates. Cuando la altura disponible para deducir el diámetro del fuste al de los elementos de cierre es pequeña  y no cabe la instalación de un cono, se recurre a losas de remate que tienen la misma función pero son elementos planos. Tanto los conos como las losas de remate pueden llevar empotrado un anillo sobre el que apoye directamente la tapa del elemento de cierre, aunque habitualmente se coloca un cerco que permite adaptar la nivelación de la tapa al terreno o calzada;
  • Pozo de resalto: es aquél en que la cota de entrada y salida presentan una diferencia superior a la que le correspondería por la propia  pendiente de la conducción. El tubo entrante puede estar situado en un elemento del pozo distinto de la base e incluso en una zona de unión de dos elementos. En este caso la solución de sellado debe hacerse in situ. Los pozos de resalto requieren soluciones especiales que permita canalizar las aguas en regímenes de bajo caudal evitando la formación de caída en cascada y así facilitar el acceso.

 

Además de los estos elementos, existen soluciones especiales que incorporan el arranque del pozo en los elementos de la conducción (tubos, marcos, etc.), incluso realizando sobre la misma pieza un pequeño giro. Son las llamadas piezas chimenea.

 

  1. Módulo de ajuste
  2. Losa de cierre
  3. Módulo de recrecido alto
  4. Módulo de base
  5. Módulo cónico
  6. Módulo de recrecido bajo
  7. Losa reductora
     

esquema_pozos_copia

 

Tubos de Hinca

Cuando se ha de urbanizar una zona o se construye una infraestructura nueva (una carretera, una vía férrea...), los sistemas de saneamiento y drenaje se instalan a cielo abierto utilizando uno de los siguientes sistemas de instalación:
 

  • Zanja 
  • Zanja terraplenada
  • Terraplén
  • Zanja inducida

 

Cuando debe instalarse un nuevo sistema de saneamiento o sustituir uno obsoleto en una zona urbana o bajo una infraestructura en uso cobra protagonismo otro tipo de instalación: la instalación por hinca de tubos.

 

La ventaja fundamental es que con este sistema no es necesario destruir las infraestructuras existentes en superficie ni cortar el tráfico completamente, con lo que no sólo se puede ahorrar dinero en el importe total del proyecto, al conservar el resto de infraestructuras, no tener que realizar enormes movimientos de tierras... sino que es posible evitar a los ciudadanos, en gran medida, las molestias de una obra de este estilo, que, por otro lado, también suponen una pérdida económica para la sociedad, al mermar la efectividad de los transportes de personas y mercancías.

 

Para plantear una instalación de hinca se siguen los siguientes pasos:

 

  • Se realiza un cálculo hidráulico de la instalación, mediante el cual se obtiene el diámetro nominal necesario para la instalación.
  • Se realiza el cálculo mecánico de la instalación, de donde se obtiene la clase resistente que será necesario instalar, en función del tipo de terreno, la altura de tierras máxima y mínima, las cargas móviles que actúen sobre el tubo...
  • Una vez se ha determinado a nivel preliminar, mediante el paso anterior, cuál es el tubo necesario para la instalación (clase resistente) se determina cuál es la distancia máxima de hincado, en función de la resistencia a compresión del hormigón, del tipo de terreno y del área efectiva de empuje.
  • Se excavan y aseguran las estaciones de hincado y se comienza a perforar e hincar los tubos. Los sistemas más usuales son el de barrenado y el de microtunelado.

 

Los tubos de hinca llevan inyectores de bentonita, distribuidos a 120° alrededor de sección media del tubo. De esta manera se consigue que el rozamiento tubería terreno sea menor durante el hincado.

 

Generalmente, para conseguir un mayor área efectiva de empuje, los tubos de hinca tienen un sistema de unión por virola.

 

Tubos

 

Los tubos son el elemento prefabricado de hormigón más común en los sistemas de saneamiento y drenaje.

Los sistemas de saneamiento ejecutados con tubos de hormigón presentan notorias ventajas en los siguientes campos:

  • Flexibilidad de diseño e integridad estructural
  • Economía
  • Durabilidad
  • Calidad
  • Estabilidad y seguridad

Los tubos de hormigón son un producto versátil para una instalación de saneamiento o drenaje. Permiten multitud de métodos de instalación (zanja, zanja terraplenada, terraplén, zanja inducida, hinca), con varias instalaciones genéricas y definidas (en cuanto a su comportamiento mecánico) para cada uno de estos métodos. Esto, unido a la posibilidad de escoger entre diversas clases resistentes para cada diámetro nominal, ofrece una versatilidad de diseño que permite al prescriptor adaptarse lo mejor posible a las condiciones concretas de cada proyecto y decidir, por ejemplo, si principalmente se invierte el dinero en el tubo (prefabricado y con propiedades garantizadas) o en el terreno y la instalación (in-situ, con propiedades indeterminadas). Algo tan simple y tan útil como esto no puede hacerse con otros tipos de tubos.

En España se comercializan tubos circulares, tubos circulares con andén y tubos ovoides. Estos últimos permiten conseguir una velocidad mínima adecuada en condiciones de mínimo caudal, lo que presenta ventajas en ciertos casos. En cualquier caso su uso no está muy extendido. Lo más común es encontrarse con tubos de hormigón circulares interior y exteriormente.

social01social02

social03social05